miedo al fracaso

Los cambios y el miedo

Esta mañana he recibido este mensaje, y es que… Gracias al blog he conocido a personas maravillosas, que nunca habría conocido de otra manera. Cuando comencé esta aventura, ¡pensaba que nadie me iba a leer! Muchas gracias a ti, si, ¡a ti! Por estar ahí y existir.

 

los cambios y el miedo

¿Qué ha pasado durante los últimos meses? ¡Cambios y más cambios! ¿Estos cambios venían solos? ¡No! Traían como compañero a su amigo “el miedo al fracaso” (ya había escrito antes sobre el miedo al fracaso, ¿recuerdas?), por si me estaba equivocando. ¿Qué ha cambiado?

Cambio de aires

Después de casi 5 años….¡Nos hemos mudado! Y ede decir que ha sido un gran cambio, hemos dejado el centro de Madrid, por las afueras y la cercanía del campo.

miedo al fracaso

(aunque algunas veces sigo bajando al centro…)

Nuevo trabajo

Esta ha sido una decisión más que meditada. Me he pasado 2 meses probando qué trabajo me motivaba más, ¿cómo? He estado compaginando la jornada intensiva (en el resto del año, jornada completa normal) de verano del trabajo 1, con la jornada por la tarde del trabajo 2. Vamos… Que he terminado agotada.

¿Cuál ha sido la decisión? Finalmente he cambiado mi “estable” (¿realmente se puede hablar de estabilidad?) puesto en una multinacional, por un no tan estable, pero si motivador puesto en un nuevo lugar. El proyecto está comenzando, pero os iré contando según pueda, ¡estoy muy emocionada!

Vale, vale… Pero…¿Motivación solo? ¿En serio? Aparte de la motivación… ¡hay más ventajas! Y es que aparte de que tengo compañeros maravillosos y a los que conozco desde hace años, otra de las grandes ventajas es que (menos contados días), ¡no tengo que ir a la oficina! Y aparte…¡puedo hacer el horario que quiera! Por lo que… mi idea es empezar mi jornada a las 6 de la mañana (en un principio me plantee a las 5… pero seamos realistas… me gusta desayunar tranquilamente) y además… ¡Esto es lo que veo cuando voy a la oficina!

miedo al fracaso

(Si… ¡El suelo es césped dentro de una oficina! Y si, ¡Ese es Goku con su amigo Kiba!)

Pero como te comentaba antes… Todos estos cambios han venido acompañados por un gigante miedo al fracaso. Y es que… ¡hay veces que es imposible no preocuparse ante el miedo a equivocarse!

No obstante, no quería que mi miedo al fracaso me paralizase, e hiciese que me quedase en un trabajo cómodo pero…¡Que no me motivaba!

¿Cómo vencer al miedo al fracaso?

Lo primero de todo… Es darte cuenta de que realmente tienes miedo.

  • Si piensas que no puedes hacer algo (que lo cierto es que, si puedes)
  • Si te da miedo equivocarte (¡Todos nos equivocamos! Pero al igual que nos caemos, ¡podemos levantarnos de nuevo!)
  • Si piensas que es mejor quedarte con lo que ya tienes (eso es acomodarse…¿Realmente quieres estar toda tu vida como estás ahora?).

¿Tienes la valentía como para identificar lo que te pasa? Entonces… Es hora de lanzarte y ¡hacer algo con tu miedo! Si vences tu miedo al rechazo, serás capaz de tener más libertad para acercarte a tus objetivos, luchar por tus sueños y establecer tus prioridades.

¡Lucha contra tu miedo!

Si te pasa como a mi, y el miedo al fracaso, te inmoviliza. ¡Es hora de luchar contra el! Recuerda que… si no lo intentas, ¡jamás lo conseguirás!

Además… ¿Qué es lo peor que puede pasar si lo intentas? Si fracasas, ¡habrás aprendido para poder mejorar como persona!

Busca alternativas

Si estás intentando algo y no lo estás consiguiendo… ¡Intenta las cosas de una forma diferente! Nunca olvides que hay muchos caminos que te pueden llevar hacia tus objetivos.

¿Has fracasado? Entonces, ¡aprende!

Vale… ¡Te has arriesgado! Pero… ¿Y qué pasa si fracasas? Lo mejor es tomar esa experiencia y…¡Aprende de ello!

Si quieres aprender de tus errores, hay algunas dudas que puedes plantearte:

  • ¿Dónde estoy cometiendo el error?
  • ¿Puedo hacer algo para prevenirlo? ¿Puedo evitar que el error se vuelva a producir?
  • ¿Me gusta mi vida tal y como está? ¿Qué cosas en mi vida puedo mejorar?

Si me conoces, seguramente sabrás que una de las frases que más digo es  que las cosas nunca son ni blancas ni negras, sino que se encuentran en una escala de grises. ¡No cometas el error de ver las cosas de un color que no es!

Recuerda, ¡No dejes que el miedo te paralice!

 

Y tu… ¿Has cambiado algo en tu vida últimamente?


Te gusta lo que lees? ¡Apóyame y suscríbete!

(Slow blogging & living, no más de dos entradas/semana)

¿Quien soy yo?

only simplifies

Anuncios

5 Lecciones que me ha enseñado ser minimalista

¿Cuándo lo que tienes es “suficiente”? Muchas veces, cuando nos ponemos a pensar sobre lo que realmente es importante o incluso útil en nuestras vidas, nos olvidamos de que el minimalismo en sí, no es solo acerca de tener “suficiente” (es decir, que nuestras necesidades estén cubiertas), sino que también tiene una gran parte de encontrar la satisfacción y aceptación en nuestras propias vidas.

image

Es decir, focalizarnos más en lo que está ocurriendo actuamente en nuestras vidas, en vez de concentrarnos en “seré feliz cuando ocurra X”. Centrándonos de esta manera en disfrutar del viaje, en lugar de simplemente en el resultado.

Estarás pensando… ¡Normalmente pienso en la meta en lugar de disfrutar de cada paso que doy! En este sentido, no olvides que desprendernos que nuestros propios hábitos en una gran taréa, que se consigue con mucho esfuerzo consciente, y a la vez, dándonos cuenta de cada paso que damos, nos acerca a nuestros propios objetivos.

 

5 Lecciones que me ha enseñado el minimalismo

  1. “Tengo suficiente. Hago lo suficiente. Yo soy suficiente.”

No te dejes paralizar por el miedo y la duda. Sin duda alguna, no puedes hacer absolutamente todas las cosas del mundo, pero eso no quiere decir que si quieres hacer algo, no puedas hacerlo. Si realmente tienes un objetivo, dedica tu tiempo y esfuerzo por conseguirlo, y no permitas que nadie te desanime.

Si en algún momento, tienes tantos proyectos u objetivos en marcha, que no puedes gestionarlos todos, céntrate en lo que estés haciendo en ese momento, y disfruta de cada acción realizada. De esta forma, no te saturarás, y disfrutarás tanto del proyecto u objetivo conseguido, como del propio proceso en sí mismo.

  1. 2. ¡No te compares!

Compararte con otra persona, va a repercutir en que tus propios pensamientos deriben en que “no eres lo suficiente”, “X lo hace mejor”, acepta que somos como somos. Lo que las personas reflejan no es el 100% de su realidad. No dejes que este tipo de impactos, afecten negativamente a tu autoestima.

En mi caso, focalizo mi energía en seguir a blogs y  personas que me inspiren, motiven, o aporten algo positivo.

  1. 3. No busques la aprobación en todo momento

Si vale, es genial cuando otras personas te comentan que algo en concreto les ha ayudado o gustado. No obstante, este no es el objetivo fundamental.

Sin duda alguna, la satisfacción personal nos permite seguir adelante cuando las cosas que compartimos tal vez no tienen las respuestas que nos gustaría. Estar constantemente preocupado por el “que dirán” y por la aprobación de otras personas, es una distracción.

  1. 4. Haz lo que te haga feliz

Esto es tanto sobre el instinto y la intuición, ya que se trata de entender las cosas en un nivel completamente práctico. El hecho de que alguien ha hecho las cosas de una manera diferente, eso no quiere decir que eso es lo que es mejor para ti.

  1. 5. No dejes que las dudas te detengan

El minimalismo es mucho más que simplemente deshacerse de un montón de cosas: es una nueva forma de pensar. ¡Ojo! No soy una persona perfecta (¡ni parecido!)  estoy en constante búsqueda y evolución, pero al ser más conscientes de la búsqueda de “suficiente” en mi interior me ha hecho una persona más positiva, también ha impulsado mi productividad y  ha repercutido en que disfruto de muchos más momentos felices.

Y tu, ¿Has iniciado el camino hacia el minimalismo? ¿Has aprendido algo de este estilo de vida?


 

¿Te gusta lo que lees? ¡Apóyame y suscríbete! (Slow blogging & living, no más de dos entradas/semana) ¿Quien soy yo?

only simplifies