5 Ideas que te acercarán a una vida minimalista

Hoy tengo el placer de enseñaros algunas reflexiones que ha escrito para mi Carlos Reyes (autor del blog pensamientocarlosreyes.com). Seguro que te hace reflexionar sobre cosas que nunca te habías parado a pensar. Y es que….Si tienes la sensación de agobio constante, o…¿notas que hay demasiadas cosas en tu vida?, ¿tu cabeza está plagada de compromisos, ideas y citas?

Quizá te apetezca conocer un poco qué es esto del Minimalismo

Minimalismo es vivir de manera más sencilla, sin acumular cosas, cumpliendo con nuestros compromisos y dando a cada cosa el tiempo que se merece. Es, un estilo de vida, una filosofía que aboga por la paz interior a través del orden.

¿Te apetece tener una vida más sencilla pero no sabes por dónde empezar?, ¿crees que una vida tranquila sólo la puedes vivir si te mudas a una casa en el campo?

Una vida minimalista plantea vivir con menos cosas, algo que puede parece sencillo de conseguir pero que no lo es tanto. ¿Por qué? Porque vivimos en una sociedad que nos ha inculcado la idea de que cuantas más cosas poseamos más felices seremos. Consumismo puro y duro.

“Vive con menos y tu vida será más sencilla, más tranquila y plena”.

El cambio de mentalidad que uno debe adquirir es lo realmente complicado. Transformar tu manera de pensar pasa por un cambio de hábitos y esto no se consigue en un día. Pero recuerda que nada que valga la pena se alcanza con velocidad.

Ideas que te acercarán a una vida minimalista

Debes detenerte para centrarte en lo que realmente es importante para ti. La gente con la que quieres pasar tiempo, los objetivos que deseas cumplir en tu vida y tu nivel de compromiso para conseguir todo eso.

Eliminar de tu vida todo aquello que te resta energía, ya sean objetos o personas, es uno de los primeros pasos para una vida minimalista. ¿Qué y quién es realmente importante en tu vida? Todo lo demás sobra.

Si no sabes por dónde empezar, te invito a que pongas en práctica estas cinco ideas:

1. Elimina todo lo que no necesitas

¿Eres de los que tienen todavía conserva los apuntes de primaria?, ¿tienes guardada ropa que hace más de cinco años que no te pones?

En la película Heat (1996), el personaje de Robert de Niro le decía al de Val Kilmer: “no te ates a nada que no puedas abandonar en diez minutos si la pasma te pisa los talones”. Esto es algo parecido porque la idea es que debemos soltar lastre si queremos movernos con cierta agilidad en nuestro día a día.

¿Te has mudado alguna vez? Si lo has hecho, sabrás que jamás te llevas todo lo que tenías de una casa a otra. Las mudanzas siempre se convierten en una buena razón para hacer limpieza de cosas que no usamos ni necesitamos.

Almacenar te quita libertad, cuando vas a buscar el aspirador y para acceder a él tienes que mover cuarenta cosas, es que estás viviendo con más cosas de las que necesitas.

Si alguna vez te has ido de camping, habrás podido comprobar cómo puedes vivir con menos cosas. Piensa que mañana te vas de vacaciones, ¿qué es lo que realmente necesitas llevar?

Ideas que te acercarán a una vida minimalista

No nos damos cuenta del mucho tiempo que perdemos buscando, limpiando y ordenando todas esas cosas que quizá no sean imprescindibles. No dejes que las cosas se apoderen de tu tiempo y de tu energía.

¿Necesitas algo más de motivación para deshacerte de algunas de las cosas que no usas? Una idea: véndelas y sácate un dinerito extra, verás cómo así te costará un poco menos desprenderte de ellas.

2. Utiliza los objetos con moderación

Tu casa debe ser un lugar cómodo, donde moverte con libertad, sin tener que sortear un montón de obstáculos cada vez que te muevas de una habitación a otra.

Busca la simplicidad, mentalízate de que los objetos que te acompañan a diario deben ser fáciles de utilizar. Todo lo que utilices debe ser una herramienta que te facilite la vida, no al contrario.

Tan importante como saber escoger los objetos que compras, es saber hacer un buen uso de ellos, después de haberlos adquirido. Seguro que piensas que tu smartphone es un aparato útil y necesario en tu vida pero, ¿qué pasa si no lo utilizas como es debido?

Pasarte el día pendiente de una pantalla es todo lo contrario al minimalismo, así que usa con moderación y sentido común todos tus dispositivos. No te conviertas en esclavos de ellos.

Ideas que te acercarán a una vida minimalista

3. Reduce el consumo de información

Todos los excesos son malos, también cuando se trata del consumo de información.

Vivimos en era de la información, estamos expuestos de manera constante a todo tipo de mensajes y distracciones. Mucha de esta información no nos aporta realmente nada, pero sí nos resta tiempo y energía.

No me canso de repetir siempre el mismo mensaje: “apaga la tele”. Cuando te olvidas de encender el televisor, descubres que hay todo un tiempo muy valioso que puedes dedicar a experiencias realmente enriquecedoras.

Intenta enfocarte en lo que de verdad quieres conseguir en tu día a día y no tanto en querer estar al día de todo.

4. Libera tu mente. Anota

El minimalismo te invita a que tu mente esté lo más despejada posible para que pueda rendir al máximo. El problema es que almacenamos demasiadas cosas en nuestra mente y, al final, no queda espacio para lo más importante.

Libera también tu mente. Anota las cosas para que no se acumulen en tu cabeza porque sí, los pensamientos también se almacenan demasiado en tu cabeza. Cuando agendas todo lo que tienes que hacer, la mente se libera, es como si se moviera de tu cerebro al papel (o dispositivo donde lo anotes).

Cuando despejas tu mente de tantos pensamientos, tu cerebro funciona mejor porque puede dedicarse y concentrarse en tareas realmente importantes. El problema viene cuando, por culpa de intentar recordarlo todo (“que no se me olvide comprar una lechuga”) estamos ocupando un espacio valioso en cosas poco importantes.

Despeja tu mente para que se relaje y pueda concentrarse en lo realmente importante.

Ideas que te acercarán a una vida minimalista

5. Tu tiempo no se recicla

El tiempo que pierdes jamás te será devuelto, así que creo que es buena idea invertirlo en situaciones que realmente quieras vivir.

A menudo sentimos que no somos dueños de nuestro tiempo porque nos comprometemos con personas y situaciones con las que, en realidad, no queremos estar.

No te vayas a comer con alguien por mero compromiso, no visites a tu primo que te cae mal para no ser criticado por la familia, no vayas a ver una película que sabes que no te gustará.

Haz lo que te apetezca hacer con la gente que quieres estar. Es tan simple como esto. El tiempo tiene un valor incalculable y solemos subestimarlo porque creemos que vamos sobrados de él.

“El tiempo es tu único bien que no es reciclable, así que más vale que lo inviertas en aquello que realmente aporta valor a tu vida”.

En lo profesional, no te impongas demasiados compromisos y objetivos a la vez, porque perderás concentración y el tiempo dedicado a ello no será de calidad.

Saborea cada minuto de tu vida porque, algún día, será el último.

Vivir una vida minimalista es revalorar tus prioridades de vida, para saber de qué debes despojarte.

Es la forma de vivir con aquello que realmente necesitas para sentirte libre, pleno y feliz.

Deshazte de cosas y tu vida mejorará.

Escrito por Carlos Reyes García, autor del blog pensamientocarlosreyes.com


(Slow blogging and living, NO más de dos entradas a la semana)

¿Quién soy yo?

only simplifies

Hablando de regalos…¡no quiero otro pijama!

Si sigues a blogger del movimiento minimalista, ¡está claro!, he decidido inspirarme en el nombre del blog de ¡No quiero otro pijama!, (100% recomendable, por cierto). Y es que…. En unos pocos días (el 24 de diciembre), ¡es mi cumpleaños! Por si esto no fuese poco….¡También es época de navidad, reyes, papá Noel etc. Resumiendo, ¡Época de regalos!

Creo que soy esa típica persona a la que nadie sabe qué regalar. Y es que…. ¡No quiero nada! ¡No necesito nada! Y es que… Cuando no quieres, ni necesitas nada…¡La reacción de la gente suele ser diversa!

¿No quieres nada? ¡¡¡No puede ser!!!

Hablando de regalos...¡no quiero otro pijama!

Más o menos desde Septiembre (mi familia es así de previsora…) llevo escuchando a diario las preguntas de… ” ¿has pensado qué quieres por tu cumpleaños?” , “¿Qué quieres que te regale?”,  “¿Me mandas una lista de posibles regalos para tu cumpleaños?”, “¿Necesitas algo?”. Mi respuesta siempre es la misma: “Muchas gracias, pero, no quiero nada, no necesito nada.”

Y te preguntarás, ¿cómo es esto posible?¿¡Todo el mundo necesita algo!?  ¡Es muy fácil! Las cosas para mí, tienen un sentido práctico, ¿se me ha roto algo? Entonces lo reparo, o si no se puede, compro algo para sustituirlo. Si en algún momento he necesitado algo, ¡me lo he comprado yo misma!

Aparte de esto….

Las cosas materiales, ¡no me hacen ilusión!

Si me lees desde hace un tiempo… Sabrás que me he mudado hace “poco”. Ahí me di cuenta que aunque no tengo tendencia a acumular, ¡sigo teniendo cosas que no aportan un extra en mi vida! ¿Realmente tiene sentido guardar cosas que te recuerdan aspectos de tu pasado? ¿Sirve de algo guardar cosas que te regaló tu ex? ¿Tiene sentido guardar cosas que suponen un lastre emocional para ti? La respuesta es clara ( y si lo dudas….) ¡NO!

¿Qué puedes regalarle a alguien que no quiere NADA?

Si quieres hacerle un regalo a alguien que no quiere y/o necesita nada. (recuerda la entrada sobre algunos 16 ideas para regalar) ¡Hay algunas opciones en las que puedes pensar!:

  • Tiempo: Uno de los mejores regalos que le puedes hacer a alguien…¡Es tu tiempo! Invita a esa persona a tomar un café / comer / cenar. ¡Lo que se te ocurra! Pero que sea pasar un tiempo de calidad JUNTOS.
  • Experiencias: ¿Es una persona con muchísimo trabajo? ¡Llévale a un spa! ¿Le gustan los masajes? Regálale un masaje (¿con chocolate? ¡El chocolate siempre funciona!), ¿le gusta la montaña? Regala una ruta guiada… ¡Las opciones son miles!
  • Libros: (Y si son en formato kindle….¡Mejor!) si la persona a la que quieres regalar algo, es un yonkie de los libros como yo… ¡Esta es muy buena opción! ¿Alguna vez has leído un libro que te ha marcado? ¿Qué mejor regalo que compartirlo con esa persona? (Insisto, regala la opción Kindle, si tiene muchos libros… ¡No sabes la de kilos que pueden suponer a la hora de mudarse….!)
  • Formación: ¿esa persona tiene alguna curiosidad o interés por algo? ¡Regálale un curso! Igual le interesa desarrollar algún hobbie… Cocinar, montar a caballo, aprender floristería…. O igual está buscando complementar su formación académica, ¿hay algún curso/academia/postgrado/grado que pueda ayudarle a conseguirlo? ¿Puedes ayudarle de alguna manera?
  • Regálale tus sentimientos: ¿Aprecias a esa persona? ¿Por qué no dedicas un rato de tu tiempo a escribirle una carta? Cuéntale todo lo que significa para ti.
  • Comida: Esta siempre es una opción pero….¡Cuidado! Antes de regalar nada piensa en la persona a la que vas a regalar… ¿Vas a regalar vino? Entonces piensa si esa persona bebe alcohol. ¿Vas a regalar comida? Piensa si esa persona es vegetariana/ vegana o… si tiene algún tipo de intolerancia alimenticia.
  • Una escapada: si quieres fortalecer tu relación con alguien… ¿Por qué no os vais juntos a algún lugar? ¡Sorpréndele con un viaje!
  • ¿Comparte su vida con una mascota? ¡Regálale algo a su mascota! Si es un glotón como Goku, ¡comida es la mejor opción!

Como ves… ¡Hay mil formas de regalar algo y no tiene por qué ser algo material!

¿Y tu? ¿Te animas a regalar algo diferente a un pijama o… unos calcetines?


Te gusta lo que lees? ¡Apóyame y suscríbete!

(Slow blogging & living, no más de dos entradas/semana)

¿Quien soy yo?

only simplifies