El peso del pasado en las relaciones de pareja

Hola amigos, seguramente muchos de vosotros ahora mismo estaréis disfrutando de unas maravillosas vacaciones, en mi caso, estoy disfrutando de los últimos días de las mías, y durante este tiempo me he encontrado este post que os voy a mostrar a continuación de la web psicoterapiacotidiana.com (web por cierto muy recomendable si te interesa la psicología)

En mi opinión, es interesante gastar el tiempo para descubrir qué es lo que a cada uno de nosotros nos pesa, y a la vez en ocasiones perjudica a nuestras propias relaciones de pareja (E incluso otro tipo de relaciones personales)creo que no hay mejor forma de explicarlo.

El peso del pasado en las relaciones de pareja

relaciones-de-pareja

Ana y José son pareja desde hace cuatro años. Al principio a ella le atrajo de José su madurez, José parecía un hombre seguro de sí mismo con una idea clara de lo que quería hacer con su vida. Era capaz de ser apasionado con ella y a la vez ofrecerle un proyecto conjunto para la relación y la estabilidad que ella necesitaba. Con el tiempo él fue volcándose cada vez más en su vida profesional, pensaba que era una forma de asegurar la estabilidad económica que los dos necesitaban para formar una familia. En muchas ocasiones llegaba tarde a casa o tenían que cancelar algunas actividades porqué él tenía trabajo. Cada vez que pasaba eso Ana se enfurecía con él hasta el punto que llegó a amenazarlo con dejar la relación si seguía anteponiendo su vida profesional. Al principio José reaccionaba enfadándose él también cada vez que Ana le recibía enfurecida, tanto es así que en dos ocasiones terminó marchándose de casa. Últimamente, reacciona retirándose emocionalmente cuando Ana le recrimina algo. Ana se siente cada vez más sola y más frustrada con la relación. Mientras que José se siente culpabilizado e incomprendido por Ana.

Cuando nos enamoramos creemos que hemos encontrado a una persona que nos gusta y nos hace felices. Sin embargo, nunca nos enamoramos de una persona en singular, nos enamoramos de una historia de la que apenas conocemos los detalles. Una historia larga que se remonta hasta la infancia de la persona que elegimos cómo pareja, e incluso más allá hasta la vida de sus padres y sus abuelos. La misma historia que aquí contábamos como una secuencia conductual muy sencilla (José pasa mucho tiempo trabajando – Ana se enfada – José se retira emocionalmente) puede volver a narrarse con un mayor nivel de detalle.

Los padres de Ana eran profesionales liberales que a pesar de haber tenido dos hijos siempre dieron mucha importancia al trabajo y a su propia vida social en ocasiones en detrimento de sus hijos. Ana se crió pasando mucho tiempo con sus abuelos y siempre ha sentido que sus padres la valoraban sobretodo por sus logros, su independencia y su capacidad intelectual. Siendo apenas consciente de ello, Ana añora tener una familia más cálida dónde no tener que mostrarse siempre fuerte e independiente para ser valorada. Cuando José empezó a llegar tarde, Ana volvió a sentir que otra vez alguien daba prioridad a todo lo demás antes que a ella. Esto la entristece, pero en la cultura familiar de Ana es tabú mostrar la propia vulnerabilidad y los sentimientos de dependencia, por eso reacciona cubriendo su tristeza con rabia ante José.

El padre de José pasaba más tiempo en el bar que en casa y su madre reaccionaba volcando hacia sus hijos sus demandas emocionales. La pareja se separó cuando José tenía doce años. Al año de separarse su padre empezó una relación con otra pareja y las visitas a sus hijos empezaron a ser cada vez menos frecuentes hasta el punto que la relación que José mantiene ahora con su padre es puramente testimonial. Cada vez que José ve que Ana esta molesta con él se siente en parte agobiado por sus demandas y en parte temeroso de reproducir la mala relación que tenían sus padres y de ser abandonado por Ana. José tampoco puede evitar reaccionar con rencor ante esos temores.

Nos enamoramos de las personas porque de alguna manera nuestras necesidades emocionales se complementan. En el caso del ejemplo, a nivel explícito a Ana al principio le agradaba que José fuera ambicioso profesionalmente porque eso era lo que había aprendido de sus padres. A nivel implícito cuando José se mostraba cálido y apasionado con ella cubría una carencia íntima de sentirse querida y dependiente de alguien. A José le gustaba sentirse querido y admirado incondicionalmente por ella y sentía que Ana le podría ofrecer la seguridad y la estabilidad emocional que tanto necesitaba.

Estas necesidades emocionales son el producto de la historia de cada uno de los integrantes de la pareja. Muchos de los temas que aparecen en la pareja son un reflejo de la relación con los padres aunque no tiene porqué ser siempre así. Podemos esperar que nuestra pareja sea completamente cómo un modelo positivo que hemos tenido o por el contrario podemos esperar que nuestra pareja sea todo lo contrario que un modelo negativo (un padre o cualquier relación significativa que nos maltrató o nos abandonó) El problema ocurre cuando ni nosotros ni nuestra pareja somos conscientes de qué le estamos pidiendo al otro inconscientemente. Así a menudo nos sentimos presa de reacciones desproporcionadas que no podemos controlar y no sabemos cómo explicar. Habitualmente la otra persona reacciona también en base a sus propios esquemas internos y se establece un ciclo de acción – reacción destructivo y difícil de reparar.

Si estás interesado en trabajar tu relación de pareja, no pierdas la oportunidad de leer:

Consejos para mantener una buena relación de pareja

Quiérete y que te quieran como eres

7 Consejos para seguir enamorados

¿Tu relación es así? ¡HUYE!

 

¿Habías pensado alguna vez en todas las cosas que influyen en una relación de pareja?


¿Te gusta lo que lees? ¡Apóyame y suscríbete! (Slow blogging & living, no más de dos entradas/semana) ¿Quien soy yo?

only simplifies

Anuncios

2 comentarios en “El peso del pasado en las relaciones de pareja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s